Jul 15, 2016
318 Views

Entre Piscos y orgasmos

Escrito por

No nos habíamos visto en mucho tiempo. Así que decidimos reunirnos en mi casa a tomarnos unos piscos. Carlos, Gino y yo.

Ya se nos había acabado el alcohol cuando recordé que en casa de mi hermana, a unas cuadras, había más pisco.

piscos y orgasmos

Arte gráfico: Daniel Medina

Ya estábamos bastante mareados cuando Gino me dijo que quería ver el segundo piso, donde estaba la habitación. Subimos y empezamos a besarnos, me fue quitando la ropa muy rápido, pero eso a mí no me importaba. Quería estar desnuda de una vez y quería sentirlo dentro de mi.

Ya había retirado mi polo y mi sostén, besaba mis senos con pasión. Eso me gustaba tanto. Mientras lo hacía se movía y estimulaba mi clítoris. Sentía mucho placer.

De pronto vi a Carlos en la puerta. Tenía un vaso de chilcano en la mano y sonreía mientras nos veía. No pude retirar mis ojos de él. De alguna manera el hecho de que estuviera espiando me excitaba más.

Gino me quitó el pantalón y la ropa interior. Estaba desnuda. Le alcancé un condón y me penetró. ¡Vaya que era grande! Y mientras me lo hacía, yo sólo miraba a Carlos en la puerta, tomando lentamente su chilcano. Veía que estaba excitado, se le notaba en el bulto que se formaba en el pantalón.

Gino me lo hacía con más fuerza y yo empezaba a gemir. Carlos me miraba de una manera penetrante. De alguna manera sentía que estaba haciendo el amor con los dos.

Gino se dio cuenta de que no lo miraba a él y volteó. Vio a Carlos y lo mandó a la mierda, le dijo que se fuera. No se fue a ningún lado. Siguió en la puerta, viéndonos. Gino se paró, lo sacó y cerró la puerta.

Volvió a entrar en mi una y otra vez, pero yo ya no estaba excitada.

Autora: Camila
Arte gráfico: Daniel Medina

Article Categories:
Arte gráfico · Relatos

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

'